Saltar navegación principal
Estás en: Home>Certificación>Medio ambiente>Residuo cero
Certificación Residuo Cero y Desperdicio alimentario cero

Certificación Residuo Cero y Desperdicio alimentario cero

Hacia Residuo Cero

Gestión de residuos

La generación de residuos es uno de los retos ambientales más complicados al que se enfrenta actualmente la sociedad. Debido al desarrollo de ésta el volumen de generación de residuos a escala global sufre un incremento continuo. El abandono o la gestión inadecuada de los residuos produce impactos notables en los medios receptores y puede provocar contaminación en el agua, el suelo, el aire, contribuir al cambio climático y afectar a los ecosistemas y a la salud humana. En cambio, cuando los residuos se gestionan de forma adecuada, se pueden convertir en recursos que contribuyan al ahorro de materias primas y garantizar la sostenibilidad económica, con un efecto positivo sobre la conservación de los recursos naturales y los ecosistemas.

Gestión de recursos y Economía Circular

El modelo de la  Economía Circular persigue invertir la pirámide actual de la gestión de residuos, maximizando las acciones de prevención y valorización de residuos (reutilización, reciclado o valorización energética). La certificación Residuo Cero se enmarca en la línea de actuaciones de la OCDE, PNUMA, G20, PEMAR, Unión Europea y España en lo relativo a Economía Circular.

El certificado de AENOR Residuo Cero reconoce a aquellas organizaciones que valorizan las distintas fracciones de residuos que generan, dentro del alcance definido, evitando que tengan como destino final la eliminación en vertedero.

Este esquema no implica la no generación de residuos sino una gestión organizada que permita reducir su generación, prepararlos para ser reutilizados y/o transformar el residuo en materias primas, reintroduciéndolas en la cadena de valor.

Certificación AENOR Desperdicio Alimentario Cero

El desperdicio de alimentos es una problemática mundial que, además de consecuencias ambientales, sociales y económicas, tiene un gran componente ético, ya que el 9% de la población mundial padece hambre.

Así, las organizaciones y agentes pertenecientes a la cadena agroalimentaria necesitan poner en valor los programas que vienen llevando a cabo para prevenir y reducir el desperdicio de comida.

Gestión de recursos para evitar el desperdicio de alimentos

En respuesta a esta necesidad, dentro de su plataforma de confianza "Combatir el Desperdicio Alimentario  AENOR ofrece la nueva solución Certificación del Modelo AENOR Desperdicio Alimentario Cero, que ayudará a las organizaciones a:

  • Transmitir confianza a clientes y consumidores sobre su compromiso y gestión del desperdicio de alimentos a través de una marca reconocida como la marca AENOR.
  • Cuantificar el desperdicio, establecer metas concretas para su prevención y minimización y evaluar la efectividad de su gestión, consiguiendo así aumentar la eficiencia de su sistema productivo y mejorar los costes.
  • Alinear sus objetivos con las estrategias europeas de economía circular.
  • Contribuir al cumplimiento de los ODS, como el ODS 12 "Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles", cuya tercera meta exige reducir a la mitad los residuos alimenticios mundiales per cápita a nivel minorista y de consumo, así como reducir las pérdidas de alimentos a lo largo de las cadenas productivas y de suministro en 2030.

Una vez superado el proceso de verificación, la organización obtiene un informe de confirmación, que incluye las desviaciones, observaciones y oportunidades de mejora resultado del proceso. Asimismo, en caso de resultado satisfactorio, el cliente obtiene la marca Residuo Cero, junto con la Declaración de verificación en la que se indica el porcentaje de valorización de cada fracción de residuo incluida en el alcance.

Una vez superado con éxito el proceso de evaluación conforme a los requisitos establecidos, la organización obtiene la marca AENOR de Desperdicio Alimentario Cero, junto con la declaración de verificación en la que se indican los porcentajes de producto destinados a cada categoría de acciones para minimizar el desperdicio.

Entre los beneficios de este esquema de certificación, cabe destacar la optimización de los procesos de gestión de residuos disminuyendo los costes de gestión y obteniendo un ingreso extra por la gestión de estos materiales. Además, para empresas certificadas con la ISO 14001, aporta un valor añadido de acción concreta en materia de residuos.


Hacia Residuo Cero


Los primeros certificados en residuo cero de AENOR han sido otorgados a empresas de sector Retail, Agroalimentario y en la Industria de la Automoción.